Literatura

CUENTOS, RITOS Y LEYENDAS.

En el libro “Arroyomolinos; historia, tradición y costumbres.” de Luis Martínez Terrón, se nos da a conocer un cuentecillo recogido en Arroyomolinos por el escritor, investigador y teósofo Don Rafael García-Plata de Osma. En él, se hace referencia a nuestro Patrón San Sebastián.

“En dicho pueblo tenían un santo tan viejo y deteriorado, que tomaron la resolución de sustituirlo por otro que pudiera lucirse en su fiesta anual. Pero como no querían, o no tenían dinero para hacer grandes dispendios, resolvieron encargar la obra un artífice del lugar o carpintero habilidoso. Este compró un enorme tronco de naranjo e hizo una efigie que, si no era modelo de arte, servía al menos para reemplazar con ventaja a la antigua. El vendedor del tronco del naranjo quedóse con las ramas sobrantes y con ellas compuso un pesebre que en muy mal estado tenía en su casa.

Cuando el nuevo San Sebastián fue instalado en su ermita, acudió a verlo todo el pueblo, quien se deshacía en elogios para el constructor, al par que mostraban al santo su mayor fervor.

Allí estaba también presente el vendedor del tronco y, chocándole aquella religiosidad hacia su santo, cuya procedencia le parecía tan humilde, dicen que exclamó:

¡Glorioso San Sebastián,

criado en mi naranjal,

del pesebre de mi burro

eres hermano carnal...!”

Relacionado con este cuento también se oye:

¡San Sebastián glorioso,

pontón de mi gallinero,

pesebre de la mi burra,

primo hermano de un ciruelo!

La Ermita de San Martín

Existía una Ermita en las Eras de San Martín junto a la Cruz del mismo nombre, en la cual se hallaba una pila de piedra. Esta, todos los años después del día de San Juan Bautista aparecía colmada de agua sin que nadie la llenara. Duraba todo el verano, secándose al final de esta estación. Se consideraba milagrosa y algunos enfermos se curaban bebiéndola y lavándose en ella.

La Cruz de la Carrera

Entre las fincas de los Castillejos y La Jarilla en el Cordel de Mérida, existe una cruz de piedra conocida como “La Cruz De La Carrera”. (foto)

Grabada en la Cruz aparece la siguiente inscripción “Aquí murió Aldeano alcanzado por un rayo. 21-D-1211”.(En la foto podemos apreciar dicha inscripción)

Según cuentan, el joven Aldeano se dirigía a realizar sus labores agrícolas en su caballo. En esos momentos se desató una peligrosa tormenta y la gente le aconsejó que esperará a que remitiera a lo que contestó: “que no tenía miedo y que a donde iba llegaría en una carrera”.

Desoyendo los consejos, emprendió camino fue alcanzado por un rayo que le produjo la muerte.

De sus últimas palabras podemos deducir que tomó el nombre esta famosa Cruz.

La Noche de San Juan

Esta popular noche, era la elegida para celebrar un rito o ceremonia de curación en Arroyomolinos.

Se intentaba sanar a los niños quebrados haciéndolos pasar por un circulo realizado con una vara de mimbre. Un hombre que se llamase Juan y una mujer llamada María debían encargarse de esta tarea.

A la vez que pasaban al niño por el circulo de mimbre, debían reproducir el siguiente diálogo:

-Toma allá, Juan.

-¿Qué me das, María?

-Un niño quebrado.

-¿Quién lo sanaría?

-El señor San Juan

y la Virgen María.

-Toma María

-¿Qué me das Juan?

-un niño quebrado.

-¿Quién lo sanará?

-La Virgen María

y el Señor San Juan.

Cuando el dialogo finalizaba, se ataba el mimbre con la cáscara de otro. Con el paso de los días, al secarse esta cáscara y si la vara de mimbre abierta para el rito no se había secado uniéndose otra vez, el niño estaba curado.

DICHOS Y REFRANES POPULARES.

“Arroyomolinos, lino

Valdefuentes, calabaza,

Albalá, pan de centeno

que de trigo no se halla.”

-------------

“Alcuescar corral de cabras,

Montánchez corral de cochinos,

si quieres chicas guapas;

vente a Arroyomolinos.”

-------------

“¡Castillo de Montánchez,

si te cayeras

y cogieras debajo

a las montanchegas!”

--------------

“Las mocitas alcuesqueñas

tienen mucha fantasía,

tó se las vuelve enguaparse

con la barriga vacía.”

--------------

“Tienes una cinturita

que anoche te la medí

con vara y media de cinta

catorce vueltas te di.”

---------------

“Por Santiago y Santa Ana

pintan las uvas y las granadas.”

“Con la ayuda del vecino

mató mi padre el cochino.”

“El que hace un cesto hace ciento.”

“A las tres de la tarde

comida amena,

porque sirve de almuerzo,

merienda y cena.”

“La mujer que quiere a dos

no es tonta que es advertida,

cuando una vela se apaga,

la otra queda encendida.”

ROMANCES, POESÍAS, FÁBULAS...

ROMANCE DE:

“Los Dos Compadres”

Esto eran dos compadres

sin orgullo y plata alguna;

se juntaron una tarde

en casa una amiga suya.

Allí tiran de guitarras,

allí tiran de bandurrias.

Le dice Juan a Juan Pedro.

“Compadre tengo una burra".

"Compadre tengo una burra,

que es la envidia de to el pueblo”.

“Compadre, yo te la cambio

por mi mujer pelo a pelo.

Los pendientes se los quito

esos no entran en el trato,

que me han sacao del bolsillo

cinco duritos muy blancos”.

“Señora venga conmigo,

se venga usted ya a mi casa,

pues ha sido usted cambiada

por una burra preñada”.

“Mi marido está bebido,

mi marido está borracho.

¿No sabe que yo no soy

ninguna mujer de trato?”.

VILLANCICO:

Los Milagros De La Virgen

La Virgen camina a Egipto

huyendo del rey Herodes,

y en el camino ha encontrado

hambre, fríos y calores.

Al niño lo lleva

con mucho cuidado,

porque el rey Herodes

quiere degollarlo.

Por el camino adelante

a un labrador que vieron

le ha preguntado la Virgen:

-Labrador,¿qué estás haciendo?

El labrador le responde:

-Señora, yo estoy sembrando

un poco de nuestra piedra

para que nazca otro año.

Grande fue la cantidad

que Dios le mandó de piedras

que parecía un peñón

o una grandísima sierra.

Y ese fue el castigo

que Dios le mando

por ser malhablado

aquel labrador.

Y un poquito más adelante

a otro labrador que vieron

le ha preguntado la virgen

-Labrador,¿Qué estás haciendo?

El labrador le contesta:

-Señora, yo estoy sembrando,

un poco de nuestro trigo

para que nazca otro año.

-Venga mañana a segarlo

sin ninguna detención

que se lo manda Dios Padre

y Jesús, el Redentor.

Se fueron a casa,

buscando peones

segaron el trigo

con muchos primores.

Y estando segando el trigo

pasaron dos a caballo.

Por una mujer y un hombre

y un niño va preguntando.

-Cierto es que los vi.

-les responde el labrador-

que estando sembrando el trigo

han pasado por aquí.

--------------

VILLANCICO:

Los Milagros de La Virgen

La virgen va caminando

de Egipto para Belén

y en la mitad del camino

el niño tenía sed.

Un poquito más adelante

hay un viejo naranjal,

un ciego lo está guardando

que diera el ciego por ver.

Ciego, ciego, ciego mío

si una naranja me diera

para la sed de este niño

un poquito entretener.

El ciego le ha contestado;

coja usted las que quisiera.

La Virgen, como era Virgen

no cogió “na” más que tres

el Niño como era Niño,

todas quería coger.

Apenas se va la Virgen

el ciego comienza a ver.

¡¿Quién ha sido esa Señora

que me hizo tal merced?!

Ha sido la Virgen Pura

que va de Egipto para Belén.

La Molinera

La molinera

le da con aire

a la piedra

de moler.

La molinera gasta

zapatos blancos

y el pobre molinero

anda descalzo.

La molinera gasta

mandil de pico,

y el pobre molinero

le hace jocicos.

Fábula del Ricachón Mentecato

Un ricachón mentecato

ahorrador empedernido,

por comprar jamón barato

lo compró medio podrido.

Le produjo indigestión

y entre botica y galeno

gastó doble quel jamón

por no comprar jamón bueno.

Hoy afirma que fue un loco

puesto que economizar

no es gastar mucho ni poco

sino saberlo gastar.

POESÍA ACTUAL.

Las poesías que aparecen en este apartado, son de paisanos aficionados a la escritura. Hemos seleccionado aquellas, en las que el pueblo o algún aspecto representativo suyo constituyen el tema central de sus versos.

Cualquier persona que haya escrito alguna poesía referente a Arroyomolinos y quiera que aparezca en esta sección, puede hacerlo enviándola a nuestro correo electrónico o por carta a la siguiente dirección: Casa de Cultura, C/Corredera S/N, C.P: 10161 Arroyomolinos. Cáceres.

RINCÓN DE MIS ANHELOS

Rincón de mis amores

sosiego de mi retiro

lecho de paz y flores

escucha a este “tu amigo”.

Tu cara al mediodía

la sierra cubre tu espalda

dehesa y legío es tu falda

de ese pueblo “mi alegría”.

Sin ti vivo y no vivo

contigo, pan, tierra y vinos

“Arroyo de los Molinos”

encina, higuera y olivo.

A ti te llevo en el alma

te dibujo en mi pensamiento

yo te canto con suspiros

yo te lloro con anhelos.

Es tiempo de pelona

el humo en el aire se para

se está curando la chacina

huelo a encina y a jara.

Pueblo de gente sana

y de buena voluntad

gente de bien hacer

cortesía y lealtad.

Dueño de ti pudo ser

y tu honor quiso pisar

pero cayo en el “Hinojal”

la fuerza del francés.

De colchón paja de centeno

poleás y manta de lino

al susurro del arroyo

y al calor de ese molino

“molinero” tu me diste

mi nombre y mi destino.

Aguas de la garganta

como chorros de oro fino

de harina el polvo levanta

empuja fuerte “el molino”.

Soy agua de la garganta

y nunca te di la gloria

pero... marqué tus destinos

“sin tinta” escribí tu historia

“Arroyo de los Molinos”.

Emilio Bote Delgado

Agosto- 1999

EL NOMBRE DE MI PUEBLO

A los pies de una gran sierra

nació mi pueblo querido

la sierra es la de Montánchez

mi pueblo Arroyomolinos.

Por el medio de la sierra

donde se forma una garganta,

corre un bonito arroyuelo

de frescas y claras aguas.

A los lados del arroyo

dos hileras de molinos

eran parte de riqueza

en tiempos ya muy antiguos.

Estos molinos de piedra

que con la fuerza del agua

convertían en harina

toda la mies que le echaban.

Subían los molineros

con sus borricos cargados

el trigo de los labradores

que con sus sudores segaron.

El subir a la garganta

era una gesta importante

por caminos muy angostos

de piedras y zarzales.

Pero conforme subían,

ya se veía el paisaje

aquí un huerto, allí un naranjo,

en medio de alcornocales.

Cuando estabas en la cima

mirabas para abajo

se divisaba la torre de la iglesia

y el campanario.

Y alrededor unas casas

que miradas desde lo alto

parecía que querían

subirse todas de un salto

para tocar ese cielo

que se mira desde abajo.

Hasta llegar a empotrarse

entre los grandes peñascos,

los molinos y el arroyo

me enseñaron desde niño,

son los que dan nombre

a este pueblo, pueblo de Arroyomolinos.

Emilia Pérez Risco.

LAS HIGUERAS

Pueblo de Arroyomolinos,

que gracia tendrán tus tierras,

que no se han visto otros campos,

que tengan mejor higueras.

Sus higos son cristalinos

y sus pipas se clarean;

por eso los compradores,

no discuten la moneda.

Si quieres saber, lector,

la finura de este fruto,

ven a visitar sus campos

de que pasa el mes de julio.

Aquí verás chaparrales

repletos de juventud.

Procura comer sus frutos,

gozarás de buena salud.

Ya nuestros antepasados,

transmitían a sus hijos:

-“Si queréis llegar a viejos,

en los postres, comed higos”.

Es un conjunto de cosas

que tú, pueblo, has conquistado,

con hijos trabajadores,

que en sudores se bañaron.

Por eso estás en cabeza

produciendo estos manjares.

¡Ay, pueblo de los molinos,

no apreciamos cuanto vales!

Manuel Donoso Molero.

ARROYOMOLINOS, MI PUEBLO

“En ti viví

lejos de tu cobijo,

en ti fui feliz

pueblo castizo,

dichosas están tus gentes

de tus sierras y molinos,

en la romería la juerga

y después el vino.

¡Que nos tienen olvidados!

Nosotros sobrevivimos,

más felices y contentos

que los que dicen ser capitalismo.

Los que vienen de fuera

que son hijos tuyos nativos

hay que ver como lloran

cuando llega el despido,

y no es que vayan al paro

si no dejan Arroyomolinos.

Con su agua, su gente, su pan,

Navidad, la Romería, sus fiestas

Patronales de Agosto y San Sebastián.

Tus zagalas bonitas y dulces

como buen vino,

tus zagales trabajadores

casi todos campesinos,

forman la juventud

de mi pueblo querido,

con sus juergas anuales

y su invierno aburrido,

aunque estemos lejos de ti

por el trabajo en otro sitio,

nunca olvidaremos ese nombre

del que no hemos presumido,

por eso quiero alzar un grito

y decirnos:”Somos sus hijos,

hijos de ARROYOMOLINOS”.

José María Torres Guerra.

“Un Pasado en Sombras” 1991.

RECORDANDO MI PASADO

El camino ancho, las charcas y la vera,

la fontalba y las tarazonas,

el camino de Montánchez

y el camino de Alcuéscar.

Las eras de Santo Domingo y las tapias,

las de San Martín, la jarilla y la vega,

la garganta y sus antiguos molinos,

y los huertos de la alameda.

La lunada y la sierra de las perdices,

el camino de Almoharín y la carretera,

la calle real y la del altozano,

la del arrabal y la calle nueva.

Son nombres de calles y fincas

con nombres de ilustres, caminos y dehesas,

jurisdicción todo de Arroyomolinos,

pueblo inolvidable hasta que me muera.

Que huele a leche de cabra y de vaca,

a jamón y queso de oveja,

a vino casero blanco y tinto

que en el pueblo se cosecha.

A hombres y mujeres que trabajan

y se ayudan en todas sus tareas,

que lo quieren como yo lo quiero

y que como yo adoran la tierra.

Julio Fragoso Molero.

“Mis versos a Extremadura” 1990.

TE LLEVO EN EL ALMA

¿Dónde vas Molinera?

“Vengo de moler...

esta harina blanca y fina

y que dorado trigo fue ayer”.

Ella va y viene a su molino

soñadora sube y baja,

y lleva muchos corazones

en los pliegues de su falda.

Molinera guapa, que el ruiseñor

al despertar te canta

y vives en tu molino por donde bajan

las aguas de la garganta.

Tú con ellas hablas

y les dices que abajo en el pueblo

hay escudos en las casas

y una torre con sus arcos

que es el orgullo de España.

Que antaño se sembraba lino

y esas telas trabajaban,

que para volverlas blancas

en el pozo de Las Curanderas soleaban.

Que allá en un puntal

está la Cruz de San Martín

alta, esbelta, de piedra...

con escalones para a ella poder

subir.

Y sigue recordando

la jota de su pueblo:

“Batalla de Medellín...

bien cara nos costó

pero en Arroyomolinos

el francés nos la pagó”.

Las aguas bajan cantando

a contarlo de molino en molino

después marchan entre helechos

formando cascadas y remolinos.

Cuando una tarde peinabas

tu pelo en el frescor del paisaje

se oyó una canción lejana

con sentimiento y coraje:

“Qué bien pusieron tu nombre

de aguas claras y molinos

te llevo siempre en el alma

Arroyo de los Molinos”.

Elena Mayoral.

Septiembre de 2001