Historia de Arroyomolinos

El pueblo de Arroyomolinos, fue fundado entorno al año 1228 por orden del rey Alfonso IX. Esto, no quiere decir que en periodos anteriores los campos que hoy en día rodean Arroyomolinos no estuvieran ocupados por otros pobladores.

Los primeros asentamientos de poblaciones en la zona de Arroyomolinos, posiblemente daten del periodo Neolítico. Nos hace pensar esto, la aparición de algunos restos como son puntas de silex y lo que se creen que son restos megalíticos existentes en un paraje denominado El Cerro de la Horca.

Castro de Arroyomolinos Es ya en La Edad de los Metales, cuando los restos de asentamientos son más importantes. Dichos restos, los conforman dos Castros situados en la Morra del Pajar y en la Herrumbrosa (Foto de la Izquierda). Además, la cercanía de dos Rutas Comerciales tan importantes como fueron la Ruta de la Plata y la Vía de Medellín-Cáceres (Ambas de origen Tartésico), nos hace pensar en el continuo tránsito y contactos comerciales con pueblos como los Fenicios e Indoeuropeos.

Con la llegada de los romanos, los restos arqueológicos aumentan y su hábitat disperso hace que por diversos parajes de la zona aparezcan huellas de su estancia.

Restos de Villas y numerosas aras y cipos así lo atestiguan. Los vestigios más importantes los encontramos en el emplazamiento conocido como Santa Marina, que fue una antigua ermita cristiana. Esta, en sus orígenes se piensa fuera una importante villa romana. También existió una construcción de tipo militar en la finca Los Castillejos, lugar donde se sitúan los restos de un Castillo (Castellum).

Castro de Arroyomolinos Pero quizá, donde mejor se pueda contemplar la mano de Roma, es en el Arroyo de los Molinos, pues algunos de los molinos que le dan nombre a dicho arroyo y también a la población son de origen romano.

De los pueblos Visigodos lo que más podemos destacar es la cercanía de la hermosa Basílica alcuesqueña de Santa Lucía del Trampal. Esta, está considerada como uno de los más bellos y mejor conservados exponentes de la arquitectura visigoda en Extremadura y en toda la Península Ibérica.

El paso de los pueblos árabes supuso una época de convivencia cultural y étnica en España. Esta convivencia también se dio en Arroyomolinos, pues Judíos, Mozárabes y Cristianos habitaron sus casas en este periodo. La existencia de la Calle Judería así nos lo demuestra.

MolinoComo vestigios arquitectónicos, nos encontramos con que muchos de los molinos son de origen árabe, cosa que no es nada de extrañar conociendo la habilidad de esta cultura para aprovechar los recursos hidráulicos. Por este motivo es fácil deducir que el sistema de acequias y charcas utilizado,  fuera de su invención. De este modo, lograron que con la misma agua pudieran moler varias de estas aceñas.

Morra de Mudalpelo Otros restos que nos quedan de su paso, es un sistema defensivo basado en pequeñas torres situadas en puntos estratégicos. Las dos más conocidas son la de Mudalpelo (finca La Jarilla) y la de Morrillas Madruga(Herrumbrosa).(Al fondo se puede apreciar la Morra de Mudalpelo)

Como reseñamos al principio, Arroyomolinos, fue fundada aproximadamente por el año 1228, por orden del Rey don Alfonso IX de León. La tarea de la fundación fue requerida a don Rodrigo Iñiguez, Comendador de Montánchez.

Aunque no existen antecedentes históricos sobre la procedencia de los primeros pobladores, se sabe por vestigios encontrados, que fueron gallegos y asturianos.

En el año 1236 con la repartición de términos efectuada por la Orden de Santiago, fue Villa de Montánchez, hasta la época de Mendizábal (1833), en la que se dividió Extremadura en sus dos provincias.

Escudo de la Calle Real Arroyomolinos como Villa Santiaguista, conserva un buen número de escudos de esta época, algunos de ellos se encuentran muy bien conservados.(foto: Escudo de la Calle Real) 

También de este periodo de las Ordenes y como símbolo de la conquista, es la impresionante Cruz de San Martín. Tiene una altura de siete metros con un tronco octogonal asentado sobre cuatro peldaños de piedra, pudiéndose observar en ella varios escudos de diferentes órdenes religiosas.

Por el año 1498 la localidad, contaba ya con 180 vecinos. Cruz de San Martín Cruz de San Martín

El monumento más importante, es la Iglesia de Nuestra Señora de la Consolación, clasificada de finales del S XV o principios del XVI. Dicha construcción está considerada como una de las joyas más importantes de la Diócesis de Coria-Cáceres. 

Cruz de San Martín En ella destacan; su portada, con elementos góticos y renacentistas, un púlpito de cantería de estilo plateresco profusamente ornamentado y lo que más llama la atención; su torre. De forma cuadrada y líneas esbeltas, está sustentada por cuatro pilares cerrados en una bella bóveda, permitiendo con este recurso arquitectónico, que por debajo de ella pase una calle con todo su transito habitual.

En su interior junto a sus  retablos barrocos ricamente decorados , varias imágenes y un bello sepulcro recientemente descubierto, podemos encontrar una importante tabla de la escuela Hispano-Flamenca conocida como "La Virgen de la Leche".

En torno al  XVI también llegaron a existir hasta seis ermitas de las cuales hoy en día solo existe como tal la de San Sebastián.

Con el descubrimiento de América y debida a la mala situación económica de la época debido principalmente a la propiedad latifundista de la tierra, muchos vecinos de Arroyomolinos, se vieron obligados a emigrar al nuevo continente.

No es hasta el 28 de Octubre de 1811, cuando se produce el acontecimiento histórico más importante de Arroyomolinos y por el que es conocido incluso fuera de nuestras fronteras.

Era por estas fechas, cuando el pueblo español luchaba contra las tropas invasoras de Napoleón en nuestra famosa y trágica Guerra de la Independencia.

En Extremadura, junto con la Batalla de la Albuera, fue en nuestro pueblo, donde se produjo una de las mas importantes victorias sobre el ejercito francés.

La batalla que aquí tuvo lugar fue conocida como La Batalla del Arroyo de los Molinos y también como la Sorpresa de Arroyomolinos. En ella, un ejercito aliado anglo-hispano-portugués, bajo las ordenes del General Hill, derrotó a las tropas francesas del General Girard. 

Cruz de San Martín No es hasta sesentaisiete años después de la Batalla, en el año 1878, cuando se vuelve a producir un acontecimiento de notable relevancia en nuestra historia. Este acontecimiento, lo supone el nacimiento del "molinero" más ilustre que ha dado esta villa Don Francisco Cándido Pereira Bote (VER BIOGRAFÍA). Este notable hombre, fue el fundador del Instituto-Pedagógico para niños, niñas y jóvenes retrasados mentales, psicopáticos o difíciles, primera institución española dedicada a este fin. Junto a esta labor, llevó a cabo otras muchas pero siempre relacionadas a la Pedagogía de niños y jóvenes con retraso;  su gran pasión.

 Dando otro salto en la historia, llegamos  a otra guerra, pero esta si cabe aún peor y más humillante que la anterior porque en ella se enfrentaron entre sí los hijos de la misma tierra; La Guerra Civil.

Arroyomolinos, quedó en la Zona Nacional y muchos mozos de la población, se vieron obligados a luchar y morir en esta cruenta guerra.

El hecho más nombrado en el pueblo, fue el conocido como "El Regato de los Muertos". En el seis jornaleros fueron asesinados simplemente por ser considerados simpatizantes de las ideologías republicanas. Esta dolorosa escena, sucedió en la finca La Jarilla junto a un arroyuelo que a partir de ese fatídico día fue llamado " El Regato de los Muertos".

El otro acontecimiento reseñable de este periodo, nos lo describe el escritor Justo Vila Izquierdo en su libro "Extremadura: La Guerra Civil" :  Éxodo hacia Medellín.

Sobre las cuatro de la tarde del día 24 de diciembre de 1936, se presentaron en la explanada del castillo cinco hombres, burlando la guardia de las avanzadillas. Eran conocidos por el nombre de "Los invisibles. Tres de ellos eran extremeños, los otros eran voluntarios de las Brigadas Internacionales. Venían actuando en actos de sabotaje por la provincia de Huelva y Badajoz. Aquellos hombres contribuyeron a la organización de los guerrilleros. Desde entonces, muchos de los que estaban en el Potrenque como huidos, fueron instruidos en modernas tácticas guerrillearas que ocasionarán graves daños a los "nacionales". Pero la misión de aquellos cinco hombres, la principal, era pasar aquel pequeño ejercito de guerrilleros, a través de las líneas rebeldes, hasta posiciones republicanas de Medellín y la Serena.

A finales de enero de 1937, las carreteras de Extremadura se llenaron de ronquidos de Fiats, trepidar de Balillas y densas nubes de polvo que levantaban cientos de neumáticos Pirelli. Se trataba de las columnas motorizadas de los generales italianos que marchaban desde el sur, donde habían sido desembarcados, hacia Guadalajara.

Paralelamente, por ferrocarril, siguiendo la línea Sevilla-Mérida-Cáceres, grandes cantidades de material de guerra llegado desde Italia se dirigían hacia Madrid.

Correa y Bautista, con sus respectivos grupos aprovecharon bien las lecciones que les dieron "Los Invisibles". Desde la Nochebuena operaron, dentro de una disciplina de hierro, con mejor armamento y siguieron planes estudiados en sus menores detalles.

A primeros de febrero, los guerrilleros de la Sierra del Potrenque se pusieron en marcha camino de Medellín. Habían decidido llevar a cabo la retirada en tres etapas: de la sierra del Potrenque a la Sierra de la Estena, de esta a la Sierra del Pajar y de aquí a Medellín.

Cruz de San Martín Cuando preparaban los últimos detalles para emprender la marcha, una columna franquista pretendió cercar la sierra. Se entablaron tiroteos entre los fascistas y las avanzadillas guerrilleras. Esto precipitó la marcha. Mientras que los grupos de retaguardia no cedían terreno ante los atacantes, el grueso de la columna llegaba a Sierra Estena. De madrugada, perseguidos por fuerzas de la Guardia Civil y grupos falangistas, emprendieron camino nuevamente, ahora hacia la Sierra del Pajar.(foto)

Sin duda, la última etapa sería la más difícil y peligrosa, por cuanto debían atravesar las líneas franquistas situadas en la zona de Santa Amalia. A media noche del 4 de febrero, la columna de guerrilleros cruzó el río Búrdalo. En vanguardia, un grupo avanzó tratando de encontrar los puestos más avanzados de los milicianos del sector de Medellín. A las dos de la madrugada llegaba la columna a Medellín. Pasaron el puente romano sobre el Guadiana doscientos guerrilleros, cubiertos por un escuadrón enviado desde la Comandancia del pueblo. Tras seis meses de resistencia y sabotajes en la retaguardia "nacional", muchos de ellos pasarían a formar parte del XIV Cuerpo de Ejército, cuando éste empezó a formarse como un Cuerpo Guerrillero.

 Como en tantos pueblos de la geografía extremeña, lo más destacable de los últimos años, ha sido la emigración. Siendo los años sesenta su periodo más destacado. Cataluña, Madrid y algunos países europeos fueron los lugares que más "molineros/ as" recibieron.

Calle Barrio Blanco a principios de siglo Calle Barrio Blanco a principios de siglo

Hoy en día las condiciones de vida han cambiado, esto ha hecho que la emigración prácticamente desaparezca o se reduzca a periodos temporales laborales concretos. En algunos casos, podemos decir que incluso la situación se ha invertido, pues muchos de esos emigrantes de los sesenta y algunas familias jóvenes han vuelto a ganarse la vida a  la tierra de sus orígenes.