Economía de Arroyomolinos

Como en cualquier núcleo rural de esta región, la mayor parte de la población se dedica a actividades agrícolas-ganaderas, ya sea de forma exclusiva, o complementando a otro tipo de trabajo que se pueda desarrollar. En un segundo plano debemos destacar las actividades relacionadas con la construcción y el sector servicios.

En la agricultura tienen especial relevancia la explotación del higo y de la aceituna. De este último producto se realiza su transformación en aceite en una Cooperativa de la cual son socios la mayoría de los agricultores locales; unas importantes inversiones en los últimos años han permitido la mecanización de todo el proceso productivo, que termina con el envasado del aceite para su posterior comercialización.

Por contra, del higo no se realiza ningún tipo de transformación industrial que permita un mejor aprovechamiento económico del mismo; con la paradoja de ser nuestro municipio el mayor productor de higos a nivel nacional.

El sector ganadero, como ya se señaló antes, conjuntamente con el agrario, representan la principal actividad económica de Arroyomolinos. En el debemos destacar las cerca de 14.000 cabezas de ganado ovino. Las extensas dehesas y las barreras de la sierra, ofrecen, en la mayor parte del año, una excelente fuente de alimentación a nuestros ganados.

Con una menor importancia cuantitativa, nos encontramos con el ganado porcino, con un fuerte peso dentro de las economías domésticas, ya que gran parte de la población sigue manteniendo la costumbre de celebrar la tradicionalmatanza.

En un segundo plano encontramos, las actividades relacionadas con el sector de la construcción y el sector servicios; y muy poco representadas, las actividades industriales que se reducen a la ya comentada transformación de la aceituna en la Cooperativa San Sebastián, y a dos bodegas de vino, donde se elabora el tradicional vino de pitarra aprovechando las pocas viñas que aún quedan en la localidad, debido a las reestructuraciones agrarias emprendidas por la Unión Europea, que propiciaron el arranque de importantes explotaciones dedicadas a este cultivo; y por último debemos añadir dos industrias de elaboración del pan y de la bollería.

Otra labor agrícola antaño asociada al nombre de este pueblo, fue la producción de lino. Su laboriosidad y la llegada de nuevos tejidos, condujo al abandono del CULTIVO Y TRANSFORMACIÓN DEL LINO. A pesar de esto, aún hoy en día y de cuando en cuando se escucha una copla que nos recuerda esta histórica actividad: “ Arroyomolinos lino; Valdefuentes calabaza; Albalá pan de centeno, que de trigo no se halla “.

No podemos olvidar una industria que representó un eje importante dentro de la economía local hace ya algunos años y que forma parte del nombre de este municipio; nos referimos a los molinos que durante años fueron utilizados para moler grano. El último de ellos dejó de funcionar hace aproximadamente unos cuarenta años.

Para finalizar, recordaremos la tradición alfarera que se dedicó de forma exclusiva a la fabricación de tinajas hasta el año 1907, a partir de esta fecha se introdujo el “cono recto”, de los cuales Arroyomolinos fue la localidad que más fabricó en toda la región.